jueves, 24 de julio de 2014

Del paquete de CAP al de Maduro

MARINO ALVARADO BETANCOURT |  EL UNIVERSAL
jueves 24 de julio de 2014  12:00 AM
El 17 de febrero de 1989, a pocos días de haber asumido el poder, el para entonces presidente de la República Carlos Andrés Pérez se dirigió al país en cadena nacional para anunciar el plan de ajuste económico con el cual supuestamente el país saldría de la crisis económica hacia niveles inimaginables de prosperidad y reducción de la pobreza.

Dicho plan se justificó afirmando que uno de los resultados fundamentales sería lograr prosperidad para las grandes mayorías empobrecidas garantizando una redistribución de la riqueza, mayores niveles de empleo y una productividad más elevada.

El ajuste tendría cuatro objetivos: lucha a fondo contra la inflación; generar un crecimiento sostenido del ingreso nacional; equilibrar la balanza de pagos a mediano plazo y promover una justa distribución del ingreso y la riqueza.

Entre las principales medidas que se anunció estaban: La adopción de un sistema cambiario único que no era otra cosa que una devaluación de la moneda no expresamente declarada; liberación de tasas de interés activas y pasivas; disciplina fiscal congelando todos los cargos de la administración pública; aumento progresivo de las tarifas de electricidad, servicio de agua y telefónico; aumento de la gasolina el cual se realizaría anualmente en un lapso de tres años; aumento de 30% las rutas urbanas y extraurbanas terrestres y en los pasajes aéreos y marítimos, y eliminación progresiva del subsidio al transporte público. Se prometía que se sería riguroso exigiendo calidad del servicio y que se le daría a las asociaciones de vecinos responsabilidades en la supervisión de esa calidad.

Se dijo en ese momento que para compensar los efectos negativos que las medidas tendrían sobre los sectores populares se recurriría a: reorientar los programas sociales hacia un sistema de apoyo directo a los más necesitados eliminando los subsidios que se otorgaban en servicios públicos y rubros alimentarios; aumentar el salario mínimo; concertación con el sector privado para que otorgara aumentos; aumento de sueldo de los funcionarios de la administración pública; creación de una red pública de mercados populares para vender productos a bajos precios; promoción de comedores populares y de becas estudiantiles y la creación de una Comisión Presidencial de Lucha Contra la Pobreza.

Con las primeras medidas que se adoptaron se produjo la rebelión popular conocida hoy como el Caracazo, la cual fue reprimida con un nivel tal de desproporción que dejó una cifra oficial de más de 350 asesinatos en su mayoría perpetrados por la fuerza pública y una cifra extraoficial que sobrepasa las 800 víctimas. ¿La razón de la rebelión? El paquete económico se empezó a aplicar descargando en los más pobres los sacrificios.

Desde esa fecha al día de hoy han transcurrido 25 años. Muchos de los problemas estructurales que sirvieron de excusa para anunciar tal plan de ajuste se mantienen en la actualidad: niveles importantes de pobreza; alta inflación que deteriora el salario real de los y las trabajadoras; enorme endeudamiento externo que obliga a pagos cuantiosos de interés y capital; crisis en empresas administradas por el Estado con saldo rojo en muchas de ellas; malos servicios públicos; crisis en el sector agrícola, enorme cantidad de importaciones y baja producción nacional.

Hoy como ayer se anuncia igualmente un conjunto de medidas económicas y sociales. Se indica que el propósito es favorecer a los más necesitados y llevar el país a importantes niveles de progreso y calidad de vida.  Se habla de un posible cambio único, lo que en realidad será una devaluación importante de la moneda; aumento en los servicios de electricidad, telefonía, transporte público; hay propuestas para eliminar subsidios que hoy favorecen a sectores populares en materia de alimentos. Se anuncia un posible aumento de la gasolina y una reestructuración de la administración pública que tal vez se traduzca en despidos masivos.

Pareciera que ayer como hoy el ajuste económico se hará descargando en los más pobres las consecuencias de una crisis en la cual no tienen responsabilidad. Ayer en nombre de la democracia, hoy en nombre del socialismo. Las víctimas las mismas: los más pobres.


@marinoalvarado

viernes, 11 de julio de 2014

Malestar en la dirigencia de la MUD de Anzoátegui por fracaso y actuación de los diputados en la AN

Malestar en la dirigencia de la MUD de Anzoátegui por fracaso y actuación de los diputados en la AN

viernes, 4 de julio de 2014

VANGUARDIA POPULAR propone la salida a la crisis política-económica del país

VANGUARDIA POPULAR propone la salida a la crisis política-económica del país. VER IMAGEN y PÁSALO

lunes, 30 de junio de 2014

Respuesta de ROBIN RODRÍGUEZ al BOLIBURGUES de Anzoátegui

Respuesta de ROBIN RODRÍGUEZ al BOLIBURGUES de Anzoátegui 
Una altísima  inflación, decrecimiento económico, escasez en gran escala y el déficit fiscal para atender los gastos de la economía y del Estado, producto del saqueo de cientos de miles de millones de dólares por parte de la cúpula gobernante; se conjuga con los graves problemas sociales de la población y con una grave crisis política dado que el  75% de la población manifiesta estar descontenta con el gobierno BOLIBURGUÉS de Maduro-Diosdado.
Situación que tiende profundizarse con el PAQUETAZO ECONÓMICO que pretenden seguir aplicando para recargar en las espalda de los trabajadores y el pueblo la crisis provocada por la cúpula gobernante, entre las las medidas se encuentran; impuesto a la importación que en la práctica representaría una especie de incremento del IVA, puesto que dicho impuesto se trasladaría a la población en general, dado que la mayoría de las cosas que consumimos y utilizamos son importados; pretenden tener solo tipo de cambio para acceder a prestamos del exterior, lo que significaría una nueva devaluación, puesto que los productos adquiridos con dólar 6,30 y con SICAD I se verían afectados, y  nuevos endeudamientos que afectan nuestra economía, como es el caso de los recientes 4 mil millones de dólares de China, que seguramente serán pagados con petróleo, como es el caso de los 640 mil barriles que suministramos diarios a dicho país, de los cuales el 41% no es cancelado, dado que están destinado amortizar la deuda contraída con China.

Las políticas erróneas, el despilfarro, la ineptitud y la asquerosa corrupción; unido al PAQUETAZO ECONÓMICO que vienen desarrollando contra el pueblo seguirán incrementando la protesta y el malestar en las propias bases del oficialismo, que observa como se deteriora sus condiciones de vida, cuando grupitos de enchufados; en el caso de Anzoátegui, destaca el encabezado por el alcalde Guanta, donde su fortuna en dólares, yates, aviones privados, mansiones, camionetas blindadas… contrasta con un pueblo sumergido en pobreza y calamidades. Pero el pueblo se cansó de esa cúpula podrida que habla de igualdad social, socialismo y en contra de la exclusión, cuando en la practica han hecho grandes y millonarios negocios con el legado de los hombres y mujeres que en el pasado ofrendaron sus vidas por una revolución y no la por la actual ROBOLUCIÒN que existe en el país.

martes, 17 de junio de 2014

La represión del gobierno BOLIBURGUÉS de Maduro-Diosdado evidencia su gran debilidad política y social

La represión del gobierno BOLIBURGUÉS de Maduro-Diosdado evidencia su gran debilidad política y social
El hecho que las estadísticas de PROVEA sobre la violencia gubernamental a la protesta de los venezolanos demuestran que el mandato Maduro-Diosdado supera en un 485% a la represión aplicada por el fallecido presidente Hugo Chávez; es la clara evidencia que a la crisis económica que sacude al país, debido al saqueo de cientos de miles de millones de dólares por parte de la cúpula gobernante; ahora se suma una gran malestar en la población, incluyendo a simpatizantes del fallecido presidente, que refleja una tremenda debilidad política y social al mandato de los sucesores de Chávez.
También debemos decir que en la acera del frente del gobierno la cosa no está fácil, dado a la extemporánea candidaturitis presidencial desatada en sectores de la oposición, la cual acentúa la división y por ende a la falta de cohesión política para atender la gravedad del la crisis económica, política y social del país; como también sectores radicalizados del país y la evidente intención de un reducido grupo económico y político que tratan de llevarnos a una salida de ultraderecha y reaccionaria donde prevalecen son sus interés grupales y no los del pueblo ni del país, tal como sucedió con el conocido Carmonazo del 2002.
A pesar de estas dificultades en el movimiento opositor; la magnitud de la crisis, el paquetazo económico en pleno desarrollo y la inmoralidad de una cúpula gobernante que saqueó cientos de miles de millones de dólares que ingresaron al tesoro nacional por concepto de venta de petróleo e impuestos a los ciudadanos venezolanos, pero que ahora pretenden con una bestial represión satanizar con la etiqueta de conspiración las genuinas luchas de los trabajadores, de los gremios profesionales y del pueblo en general, presenta un cuadro, donde la tarea del momento debe ser convertir en alternativa de cambio la estrepitosa caída de la popularidad del gobierno BOLIBURGUÉS de Maduro-Diosdado y el gran descontó réinate en la población.
El descontento se ha hecho mayoría pero esa mayoría necesita una política que haga posible su articulación como movimiento, para que las luchas parciales y dispersas se transformen en un haz de fuerzas sociales y políticas inscritas dentro de una perspectiva de poder. Unir el descontento popular con un proyecto político que se convierta en alternativa de cambio frente al fracaso del gobierno es el gran reto. Esto supone un referente, un programa, un liderazgo y un discurso en torno a los cuales amalgamar y fortalecer la nueva mayoría nacional. Un proyecto político y programático de carácter patriótico, popular y democrático que se transforme en polo de atracción y eje de confluencia de los sectores democráticos y progresistas que adversan al régimen pero que no quieren la restauración del pasado.
Robin Rodríguez Cel. 0414.829.24.93 Twitter: @robinrodrguez
Dirigente de la organización de izquierda VANGUARDIA POPULAR

viernes, 13 de junio de 2014

Vídeo que revela el nombre del testaferro de Diosdado Cabello y de otros BOLIBURGUESES



En este  vídeo se aportaron  nombres del  supuesto  testaferro  de Diosdado Cabello y de otros altos funcionarios del alto gobierno. PERO COMO SIEMPRE EL GOBIERNO NO ORDENÓ INVESTIGAR  ESTAS  DELICADAS  Y  ALARMANTES DENUNCIAS. Comentario de:  @robinrodrguez