martes, 17 de junio de 2014

La represión del gobierno BOLIBURGUÉS de Maduro-Diosdado evidencia su gran debilidad política y social

La represión del gobierno BOLIBURGUÉS de Maduro-Diosdado evidencia su gran debilidad política y social
El hecho que las estadísticas de PROVEA sobre la violencia gubernamental a la protesta de los venezolanos demuestran que el mandato Maduro-Diosdado supera en un 485% a la represión aplicada por el fallecido presidente Hugo Chávez; es la clara evidencia que a la crisis económica que sacude al país, debido al saqueo de cientos de miles de millones de dólares por parte de la cúpula gobernante; ahora se suma una gran malestar en la población, incluyendo a simpatizantes del fallecido presidente, que refleja una tremenda debilidad política y social al mandato de los sucesores de Chávez.
También debemos decir que en la acera del frente del gobierno la cosa no está fácil, dado a la extemporánea candidaturitis presidencial desatada en sectores de la oposición, la cual acentúa la división y por ende a la falta de cohesión política para atender la gravedad del la crisis económica, política y social del país; como también sectores radicalizados del país y la evidente intención de un reducido grupo económico y político que tratan de llevarnos a una salida de ultraderecha y reaccionaria donde prevalecen son sus interés grupales y no los del pueblo ni del país, tal como sucedió con el conocido Carmonazo del 2002.
A pesar de estas dificultades en el movimiento opositor; la magnitud de la crisis, el paquetazo económico en pleno desarrollo y la inmoralidad de una cúpula gobernante que saqueó cientos de miles de millones de dólares que ingresaron al tesoro nacional por concepto de venta de petróleo e impuestos a los ciudadanos venezolanos, pero que ahora pretenden con una bestial represión satanizar con la etiqueta de conspiración las genuinas luchas de los trabajadores, de los gremios profesionales y del pueblo en general, presenta un cuadro, donde la tarea del momento debe ser convertir en alternativa de cambio la estrepitosa caída de la popularidad del gobierno BOLIBURGUÉS de Maduro-Diosdado y el gran descontó réinate en la población.
El descontento se ha hecho mayoría pero esa mayoría necesita una política que haga posible su articulación como movimiento, para que las luchas parciales y dispersas se transformen en un haz de fuerzas sociales y políticas inscritas dentro de una perspectiva de poder. Unir el descontento popular con un proyecto político que se convierta en alternativa de cambio frente al fracaso del gobierno es el gran reto. Esto supone un referente, un programa, un liderazgo y un discurso en torno a los cuales amalgamar y fortalecer la nueva mayoría nacional. Un proyecto político y programático de carácter patriótico, popular y democrático que se transforme en polo de atracción y eje de confluencia de los sectores democráticos y progresistas que adversan al régimen pero que no quieren la restauración del pasado.
Robin Rodríguez Cel. 0414.829.24.93 Twitter: @robinrodrguez
Dirigente de la organización de izquierda VANGUARDIA POPULAR

No hay comentarios: