jueves, 27 de junio de 2013

Organización de izquierda condena crisis generada por LOS ENCHUFADOS

Vanguardia Popular opina que marchamos por un acelerado proceso de deterioro de la situación económica y social que trae aparejado un creciente descontento popular. Como sostuvimos en análisis anteriores, la devaluación de la moneda tenía que verse como parte de un paquete de medidas económicas de corte neoliberal, al que le continuarían nuevos endeudamientos, aumento de los productos de primera necesidad, incremento de las tarifas de los servicios públicos y otras. La inflación de mayo se ubicó en 6,1% y la acumulada durante los cinco primeros meses del año se acerca al 19%. La escasez de productos es angustiante, se ha aumentado los precios del transporte y la electricidad y la inseguridad sigue haciendo estragos entre nuestros compatriotas. El clima de malestar social se traduce en una acumulación de tensiones, en medio de lo cual ya se han ido registrando brotes de protesta que se unen a la conflictividad social que afecta a distintos sectores laborales, las universidades y otros.
La crisis de legitimidad que rodea el ejercicio de las funciones de la Presidencia de la República, como consecuencia del cuestionamiento y la impugnación de los resultados electorales del 14-A, se ha visto agravada con creces como producto de sus erráticas e impopulares medidas económicas y sociales, así como el “destape de la olla” de las intrigas, conspiraciones y corruptelas que desnudan la decadencia de los círculos de poder del chavismo y la ruina moral de sus principales personeros e instituciones. De esta manera, se ha configurado lo que podemos calificar como una crisis general del régimen que demanda una salida política de tipo constitucional, pacífica y electoral, que contribuya a desmontar la “bomba de tiempo” que parece haberse activado con la confluencia de todos los problemas económicos, sociales, políticos y morales en la presente coyuntura.
Para Vanguardia Popular, dicha salida política está asociada a la activación de las impugnaciones de los resultados de las elecciones presidenciales del 14-A que esperan respuesta por parte del Tribunal Supremo de Justicia. En otras palabras, sostenemos que la vía más expedita para conjugar la crisis general que se ha ido configurando, cuyo epicentro se localiza en el poder ejecutivo y cuya mayor expresión se concreta en la ilegitimad de origen y de desempeño del Presidente  proclamado, Nicolás Maduro, es abriéndole cauce a los recursos de impugnación con miras a la repetición de las elecciones presidenciales en el corto plazo. Consideramos que es esta la mejor manera de producir un giro de 180º en la ruta que sigue el devenir del país, al tiempo que abrimos una válvula de escape a las tensiones sociales que se han ido acumulando y que amenazan con estallar, con sus eventuales secuelas de anarquía y violencia generalizadas.
Al mismo tiempo señalaron que los trabajadores y el pueblo en su conjunto no pueden, sentarse a esperar a que las instancias del poder se pongan de acuerdo para ver cómo van a encarar la solución de la grave situación que sacude al país y que afecta sus condiciones de vida y trabajo. Es necesario en lo inmediato avanzar en los esfuerzos por articular la protesta social para darle mayores perspectivas y para evitar que el gobierno derrote al detal cada uno de los conflictos sociales que hoy están en desarrollo. Nuestra propuesta es, entonces, trabajar a todos los niveles por crear espacios de encuentro de las organizaciones sindicales, gremiales y populares para la coordinación y la solidaridad en las luchas y para la defensa y conquista de sus más sentidas reivindicaciones.

Robin Rodrìguez
Cel. 0414.829.24.93
TWITTER: @robinrodrguez

No hay comentarios: