domingo, 2 de junio de 2013

El ILEGITIMO marcha hacia una profunda crisis de gobernabilidad


A pesar que en la elección presidencial de 1988, el bipartidismo obtuvo 6.842.039 votos (93% de los votos validos) y que el triunfo de Carlos Andrés Pérez generó una gran expectativa en la población; 25 días después de la toma de posición, se produjo el estallido político social del 27 de febrero de 1989. tal como lo analizamos en el libro RELATOS DE UN SUBVERSIVO, publicado en la web en febrero del 2006.
La aplicación del Plan Àvila como mecanismo represivo que contempla el uso del del ejercito demás componentes de las Fuerzas Armadas Nacionales, arrojò según cifras oficiales alrededor de 300 muertos y extraoficialmente se habla de 3000 venezolanos asesinados por nuestras Fuerzas Armadas Nacionales. Situación que influyò enormemente en nuestra oficialidad, dado que se trataba de una respuesta represiva contra la población civil indignada ante el constante deterioro de sus condiciones de vida, desde aquel viernes 16 de febrero del 1983 cuando se devalúo nuestra moneda en un 74%, entre otras medidas aplicadas para volcar la crisis del país hacia la espalda de los trabajadores y el pueblo. 
Luego vino aquel mayo de 1991 cuando el Comandante General de Ejército, General Carlos Julio Peñaloza, presentó la denuncia ante la Comisión de Defensa del antiguo Congreso Nacional, por la estafa a la FAN de 6 millones de dólares, donde estarían involucrados el entorno mas intimo del presidente CAP. Al escándalo de la repotenciación de los 70 tanques AMX-30 del ejército o de las 6 fragatas existentes en la armada, se unía al malestar del componente aviación por las compras dudosas de repuestos. En todos estos casos eran mencionados Orlando García (jefe de seguridad de CAP), el vicealmirante Héctor Jurado Toro (ministro de la defensa) y la amante del presidente Cecilia Matos.
Este nuevo escándalo agregaba una crisis moral al descontento del país por el paquete económico en marcha y al problema político manifestado en la  perdida significativa de popularidad y de respaldo social del gobierno.  Al punto, que desde ese entonces, Fedecamaras, Pro-Venezuela, Fedeindustria y otros gremios de empresarios que agrupaban a grandes, medianos y pequeños productores nacionales del campo y la ciudad, fueron incluidos en nuestra lista de aliados para busqueda de una urgente salida del poder de aquellas cupulas;  para los cambios que se avecinaban dirigentes como Raúl Matos Azocar (de Acción

Democrática), Reinaldo Cervini (Pro-Venezuela), Mario Moronta (iglesia Católica), e intelectuales como Arturo Uslar Pietri, José Antonio Cova, Maza Zavala, Juan Liscano, Francisco Miere y una larga lista de figuras representativas, integraron los nuevos nombres que pugnaban por un cambio de rumbo, junto a miembros de las Fuerzas Armadas Nacionales. 
El actual recuento histórico nos permite concluir que la  crisis de legitimidad del gobierno de Maduro tiende a profundizarse y convertirse en una crisis de gobernabilidad. Por un lado tiene el 50% de país que no lo reconoce, el 77% del país que apoya la propuesta de Capriles Radonski en función que se audite los cuadernos y cajas electorales que podría dar como resultado la convocatoria a una nueva elección presidencial como salida pacifica al problema político existente. El rechazo de los venezolanos a las bestial represión y persecución política desatada desde el gobierno; la profundización de los problemas sociales y económicos del país con una creciente y extensiva protesta popular unido al el alto rechazo de la población al paquete económico que vienen aplicando de manera sistemática desde hace 6 meses. Pero lo mas grave lo representa la crisis moral del régimen, donde el vídeo de Mario Silva, los señalamientos hechos por Eladio Aponte Aponte, las denuncias del Padre Palmar, las serias y constantes denuncias contra Diosdado Cabello y  el Ministro Rafael Ramirez y de otros que hoy en día forman parte del entorno intimo de Maduro, nos hacen concluir que marchamos de una crisis de legitimidad hacia una aguda crisis de gobernabilidad. 


No hay comentarios: