lunes, 9 de enero de 2012

¡La lucha es contra los nuevos ricos de este gobierno!



La inseguridad y la delincuencia agobian a los venezolanos, pero estos 12 años han servido para el surgimiento de nuevos ricos en el poder; no tenemos empleos estables y bien remunerados; pero los nuevos ricos aumentan sus ganancias con la dependencia económica del país y el incremento de la importación de las cosas que consumimos y utilizamos. Aumentó la deuda del país con los órganos financieros internacionales y con países como China, pero los nuevos ricos de esta falsa revolución despilfarraron y se apropiaron de los grandes ingresos por concepto del aumento del barril del petróleo y así un sin fin de barbaridades comedidas contra los interés del pueblo; pero lo aberrante e imperdonable es que estos nuevos ricos estimulan la confrontación y división de nuestro pueblo con una polarización absurda entre el presente y el pasado, cuando en sus 12 años en el poder han reproducido las practicas perversas y vende patria de las cúpulas que gobernaron anteriormente.
En Venezuela no existe un cambio estructural de la economía que permita decir que estamos ante una economía que marcha hacia el socialismo y mucho menos hacia el comunismo. Los males estructurales de nuestra formación económico-social se han profundizado. El modelo monoproductor, rentista, estatista y dependiente que se construyó desde las primeras décadas del siglo XX, basado en el desarrollo del negocio petrolero y la distribución de su renta, se ha visto reforzado y profundizado gravemente. El aumento de los ingresos por este concepto, junto a la ampliación de la capacidad recaudadora del fisco nacional y a la política de endeudamiento público (interno y externo), lejos de apuntalar las posibilidades de impulsar un nuevo modelo de economía diversificada, productiva y de desarrollo armónico y sustentable; solo ha servido para conformar nuevos grupos económicos (la llamada Boliburguesía o nuevos ricos) que se han enriquecido de manera rápida y relativamente fácil al amparo del negocio petrolero, de las importaciones y las contrataciones con el Estado en todas las áreas de la producción, el comercio y los servicios.
Estamos ante nuevas cúpulas podridas manejando las riendas del país; pero el poderoso y efectivo aparato de propaganda de Chávez y el enfoque simplista de los problemas del país por parte de un sector de la oposición, ha facilitado la manipulación del gobierno. No se habla del paquete de medidas económicas de carácter neoliberal expresado en el incremento de la dependencia económica, crecimiento del endeudamiento o la instrumentación de las empresas mixtas, donde las transnacionales ahora son socios en un 40% del negocio petrolero, a la vez que se desmejora a los trabajadores al negarles la discusión de contratos colectivos y en muchos casos, desconociendo los vigentes. Pero mientras todo esto sucede, un sector de la oposición prefiere limitar su análisis y criticas del gobierno señalando que ES COMUNISTA.
Necesitamos ser efectivos a la hora de confrontar con estas nuevas cúpulas podridas. No ataquemos al chavismo como un todo, para evitar la polarización que angustia a la mayoría del país; definamos y desenmascaremos las políticas vende patria de Chávez y esa cúpula podrida. QUEBRAR LA VOLUNTAD DE COMBATE DE LAS BASES DEL ADVERSARIO DEBE SER LO FUNDAMENTAL DE NUESTRA ESTRATEGIA.

No hay comentarios: